Sobre

James Malone


james_6210_final- RECOT

En el punto más meridional de Europa, entre el monte y el mar Mediterráneo, se encuentra la sede de James Malone Fabrics, rodeada de buganvillas y olivos. Quizá por su ubicación, el Sur está presente en la filosofía de esta firma editora de telas como el lugar elegido para relacionarse con el resto del mundo.

De origen londinense, James llegó a Málaga a los 19 años y, por casualidades del destino, descubrió su pasión por el diseño textil. Desde entonces y a lo largo de su vida profesional, no ha cesado de alimentar su espíritu a base de contrastes, con la curiosidad del que vive tratando de captar la esencia de su entorno. Sus creaciones se han ido impregnando del cruce de culturas, cúmulo de experiencias, recuerdos de infancia mezclados con sus vivencias en Andalucía. En sus colecciones hay vientos de poniente y de levante, pinceladas del horizonte africano, cruce de los mares Mediterráneo y Atlántico.

Desde el nacimiento de la marca en 2011, además de propietario, James es también el director creativo. Su labor creadora comienza y termina en el propio tejido, al que se dedica en cuerpo y alma persiguiendo siempre la autenticidad, consciente de que las telas son capaces de transmitir sensaciones a los lugares que habitan.

En el desarrollo creativo James se rige por su espíritu investigador, es obstinado, experimenta con infinitas pruebas hasta dar con el diseño, color, textura y acabado esperados, fieles a su visión original, un proceso que puede tardar años. Con la creatividad como único motor de su empresa, James está involucrado en todo el proceso de producción, empleando hilos exclusivos para sus tejidos y colaborando con maestros artesanos para crear el producto deseado.

El resultado termina siempre asombrándole por cuanto representa de novedoso, aunque su esencia acabe inevitablemente reapareciendo en cada nueva temporada, creando lo que hoy se reconoce como un estilo propio de la firma. Fibras naturales como lino, lana y bambú, presentes en los estampados poco convencionales, junto a los jaquards estructurados a veces con un acento tribal, son parte de las características propias de James Malone Fabrics. La colección se completa con lisos de compleja y sofisticada construcción, voiles con un toque de fantasía y papeles pintados inspirados en sus diseños textiles.

En definitiva, creaciones muy personales y exclusivas para un cliente que sabe entenderlas y disfrutarlas con la misma pasión con la que fueron concebidas.